El oro y la contaminación blanca



La contaminación blanca, empresas mineras están detrás del litio argentino

Fecha de Publicación
: 06/12/2017
Fuente: Revista El Federal
Provincia/Región: Nacional


Oro, plata, cobre, plomo y cianuro son los recursos naturales mas extraídos en Argentina por las empresas extractivistas. Apoyado por el gobierno nacional, el Servicio Geológico de los Estados Unidos publicó el “Argentina LithiumMap”, que es una suerte de mapa donde se concentran y referencian las mayores reservas de litio de nuestro país, el mineral más deseado del mundo, ya que se utiliza en las baterías de los autos eléctricos y de los teléfonos celulares.
El Servicio Geológico Minero Argentino tiene un acuerdo con su par norteamericano de cooperación e intercambio de información. En pocas palabras, nuestro país le marca a Estados Unidos dónde se halla litio para que sus empresas vengan a explotarlo. Fundamentalmente las reservas de litio más importantes se sitúan en Jujuy, Salta y Catamarca. El gobierno nacional busca incentivar la extracción de litio, dicha actividad trae consecuencias negativas para el medio ambiente y las comunidades que viven alrededor de los salares.
El Ministerio de Energía y Minería, cuyo titular es Juan José Aranguren emitió un comunicado “destacando” la importancia de la explotación del litio, y la gran “oportunidad” de progreso que significaría para nuestro país, y los pueblos donde se asientan las reservas. “La Puna argentina tiene un gran potencial con un presente en plena actividad. El país se encamina a convertirse en uno de los mayores productores mundiales de litio que no solo es utilizable en baterías, sino también en medicamentos, vidrios y arcilla, así como en distintas aleaciones. El mineral atrajo inversiones cercanas a los  US$ 2.000 millones, con las que se apunta a más que triplicar su producción actual, de 40.000 toneladas anuales. Incluso hace pocos días la empresa FMC anunció inversiones en Catamarca por otros U$S 300 millones, la última gran noticia en materia de inversiones mineras que contó con la presencia del Secretario Daniel Meilán y  la Gobernadora Lucía Corpacci”, detalla el informa oficial.
Destacando sólo los beneficios monetarios que supone la explotación descontrolada del Litio, sin estudios de impacto ambientales que determinen los límites de la explotación, el gobierno informa. “Actualmente hay dos emprendimientos en producción, de los que se extraen alrededor de 40.000 toneladas al año. Son Olaroz, de Sales de Jujuy, en Jujuy, que produce 17.500 toneladas, y Salar del Hombre Muerto, de FMC, en Catamarca, del que se obtienen 22.500 toneladas (Este último duplicará su producción en 2019). Hoy, estas cifras de producción representan el 16% del litio a nivel mundial. Argentina puede llegar hasta 130.000 toneladas al año si se avanza en los proyectos que están en desarrollo: Salar del Rincón, en Salta; Cauchari, en Jujuy; Olaroz, en Jujuy”
Lo que no se informa es la contaminación que genera la extracción de litio, especialmente en sitios naturales muy sensibles, como los salares, donde existe una biodiversidad que se altera con la presencia de operarios y máquinas que trabajan durante todo el día. El Centro de Derechos Humanos y Ambiente, una ONG que nació en 1999 y cuyo principal trabajo se centra en mejorar el acceso a la justicia de víctimas de violaciones de derechos humanos producto de la degradación ambiental o a causa de la gestión no sustentable de los recursos naturales, y prevenir futuras violaciones. Ante la avanzada del gobierno para ofrecer nuestros yacimientos a empresas extractivistas, socializa las consecuencias de esto:
“Los principales impactos ambientales de la extracción de litio no difieren en gran medida de la extracción de otros minerales: consumo y contaminación de agua, impactos en el paisaje, introducción de caminos de exploración en ecosistemas sensibles, instalación de infraestructura, impacto en la flora y fauna de la actividad industrial donde antes no la había, generación de residuos sólidos y químicos.”
“El litio reacciona con el vapor de agua, con el nitrógeno, el oxígeno y en el aire. Cuando entra en contacto con el ambiente y su superficie forma carbonato de litio, hidróxido de litio y nitrato de litio. Entre ellos el hidróxido de litio es particularmente peligroso debido a su potencialidad extremadamente corrosiva, debiéndose prestar especial atención a su impacto en organismos acuáticos.”
“En zonas del norte argentino y chileno, en las cuales se extrae litio, zonas extremadamente áridas, el uso de agua potable para la extracción y producción del mineral es un riesgo para la sustentabilidad de la zona.”
En nuestro país sobran ejemplos de comunidades que sufren la contaminación por la industria minera. El deseo estatal de atraer empresas para explotar litio en territorios naturales, muchos de ellos protegidos por leyes ambientales, sólo trae modificación y desequilibrio ambiental y atraso para las comunidades que deben convivir con la insensibilidad del extractivismo. En lugares en donde el agua es un recurso escaso, promover su uso para un bien comercial es atentar contra la humanidad.
.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs