La posición Argentina en Copenhague

La posición Argentina sobre Cambio Climático en la Pre COP15

Fecha de Publicación: 17/11/2009
Fuente: Secretaría de Ambiente
Provincia/Región: Nacional



Durante su participación en la reunión de alto nivel de la Pre COP sobre Cambio Climático -último encuentro oficial antes de la Cumbre Climática (COP 15)- realizada en Copenhague, el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Homero M. Bibiloni, recordó que “la adaptación es una clara prioridad para los países en vías de desarrollo” y aseguró que el éxito de un nuevo acuerdo global dependerá de que los países desarrollados definan la suma de dinero y tecnología que destinarán para acciones de mitigación y adaptación en las naciones con menos recursos.
“Necesitamos saber, de forma urgente, la cantidad de plata que los países desarrollados deberán proveer para el financiamiento de la adaptación. Y esta suma debe equilibrarse de modo apropiado con fondos para la mitigación”, expuso Bibiloni al tiempo que enfatizó que “en esto, es imprescindible una participación de los EEUU”. En caso de que eso no ocurra, y que los países más ricos no precisen una cantidad específica, en el corto y largo plazo, “debemos pensar que no quieren un acuerdo real global”, calificó el funcionario.
Argentina ante la COP 15: entre los principales puntos de la posición país se encuentran la necesidad de garantizar un equilibrio adecuado entre la adaptación y mitigación y de que los acuerdos que se alcancen en Copenhague consideren el impacto del cambio climático y las medidas de respuesta en el trabajo, garantizando empleos dignos y de calidad
En ese sentido, “no podemos dilatar un acuerdo global pero debe alcanzarse una solución que beneficie a todas las partes y no sólo a los países desarrollados. Menos dinero ahora se traduce en mayores daños para el planeta y para nuestra gente,” destacó el titular de la cartera ambiental.

Argentina ante la COP 15
Los principales puntos de la posición argentina en el marco de la Convención de Lucha contra el Cambio Climático, que fueron consignados en el documento oficial presentado por la delegación nacional, apuntan a que la distribución de los esfuerzos para reducir las emisiones de gases debe estar basada en los principios fundamentales de la Convención, así como a tener en cuenta la responsabilidad histórica y la deuda ambiental de los países desarrollados.
Además, expresa el documento, el paquete de recursos financieros y tecnológicos que podría ser acordado en Copenhague para ser destinado a los países en desarrollo, deberá tener un equilibrio adecuado entre la adaptación y mitigación.
En cuanto a los fondos de financiación, deben definirse la cantidad de recursos comprometidos por los países desarrollados para apoyar las acciones de adaptación y mitigación en los países en desarrollo. Estos recursos deben calcularse en base a un porcentaje del PBI de los países desarrollados (entre 0,5% y 1 % ), de modo que las partidas sean predecibles en el tiempo.
Los recursos deberán proceder principalmente del sector público de los países desarrollados, sostenidos en compromisos públicos, mientras que otras fuentes como los mecanismos de mercado, serán complementarios. Estos últimos deben contribuir eficazmente a la transferencia de tecnología y al logro del desarrollo sostenible de los países en desarrollo.
En tanto, los criterios para definir los beneficiarios de los recursos para la adaptación ya están establecidos en el artículo 4.8 de la Convención y en el Plan de Acción de Bali.
Respecto a la gobernanza de los recursos, estos deberán estar, preferentemente, bajo un mecanismo dentro de la Convención, pero se propone el uso de las instituciones existentes para la primera fase, mientras se definen y efectivizan nuevos mecanismos e instituciones en el marco de la Convención.
Los acuerdos alcanzados en Copenhague –finaliza el texto- deben considerar el impacto del cambio climático y las medidas de respuesta en el trabajo y debería garantizar el trabajo digno y empleos de calidad. No obstante, las medidas que podrían ser consideradas como respuesta a los efectos adversos del cambio climático, no deberían afectar en alguna medida el comercio internacional.

0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs