Otra vez la caza de pumas

Otra vez la caza de pumas

Fecha de Publicación: 27/02/2008
Fuente: La Nación
Provincia/Región: La Pampa, Nacional


Es lamentable que, debido a que el gobierno de La Pampa autorizó nuevamente la caza de pumas en esa provincia, se haga necesario poner otra vez en marcha todas las acciones tendientes a evitarla, puesto que nada ha cambiado desde el momento en que, con muy buen criterio, se había terminado con esa práctica.
Hace casi un año, se había prohibido la caza del puma -un animal autóctono, cuya población está en franco retroceso- después de haberse hecho pública una situación escandalosa: se encontraron animales que estaban enjaulados a la espera de que, anestesiados, fueran vendidos a cotos de caza donde se los liberaba, en esas condiciones, para que cayeran fácilmente atravesados por las balas de los cazadores extranjeros que, en número cada vez mayor, llegan al país para desarrollar esta cuestionable práctica.
No está de más recordar que los recursos naturales de los argentinos están cada día más cerca de agotarse y decisiones como la que aquí comentamos no ayudan precisamente. Porque no se trata sólo de la caza, permitida ahora, de pumas; hay caza furtiva de yaguaretés en Corrientes; de venados de las pampas, en Buenos Aires; de ciervos de los pantanos, en el Delta, y de muchas más especies autóctonas de las cuales, de seguir así, las generaciones futuras probablemente tendrán conocimiento sólo por los libros y las filmaciones.
Las organizaciones no gubernamentales que se ocupan específicamente del tema del medio ambiente y de la protección de la biodiversidad han reaccionado rápidamente ante lo que consideran, con razón, un grave retroceso legal. Sostienen que se trata de un verdadero "negocio" en el cual se hace sufrir a los animales por el trato que se les da en cautiverio y porque luego se los expone a una muerte cruel e innecesaria sólo para el disfrute de cazadores que no merecen el nombre de deportistas.
Es cierto que las autoridades provinciales han respondido ante estas acusaciones que en todo momento se trata de animales provenientes de los seis criaderos de pumas que hay en La Pampa, y que los animales incluso pueden ser identificados fácilmente porque llevan colocados microchips. Sin embargo, hasta cazadores de la zona pertenecientes al Club de Caza Mapú Vey Pudú se han manifestado en contra de la medida gubernamental, en tanto insisten en que aquellos criaderos han abierto hace muy poco, por lo cual no habrían podido obtener crías de puma tan rápido, y presumen que se ha recurrido una vez más a la captura en negro de animales.
Como ya lo hemos destacado en un editorial anterior, titulado "Caza vergonzosa", en muchos lugares del mundo, administrada con sabiduría, la caza es hasta un instrumento para la conservación de la biodiversidad, fundamental hoy para el desarrollo sustentable del ser humano sobre el planeta. Pero en la Argentina, infortunadamente, se ha vuelto otro "negocio" más para unos pocos apoyado ahora por equivocadas políticas públicas de un gobierno que no comprende que su deber indelegable es velar por todo lo contrario, es decir, para que no se destruya definitivamente nuestra fauna.


0 comentarios:

Blog Archive

Seguir por E-Mail

Temas

Archivo de Blogs